Nery Persichini | Bancos argentinos: los favoritos en Nueva York de cara al balotaje
205
post-template-default,single,single-post,postid-205,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-16.8,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive

Bancos argentinos: los favoritos en Nueva York de cara al balotaje

macro2

Los ADRs de los bancos reflejaron el optimismo de los inversores de Wall Street en activos argentinos.
Desde el viernes pasado (antes de las elecciones) hasta ayer (miércoles), las acciones bancarias tuvieron subas significativas.

En las últimas tres jornadas, Banco Macro (BMA) encabezó el rally con una revalorización de 38,1% en dólares. Banco Francés (BFR) escaló 28,4%, mientras que Grupo Financiero Galicia (GGAL) trepó un 26,3%.

Semejantes variaciones ya no responderían a un “efecto balotaje”, sino a un “efecto Macri” debido a los rumores de que Sergio Massa no apoyaría al candidato Daniel Scioli. Aquí primó el viejo adagio “comprar con el rumor”.

El mercado encuentra atractivos a los bancos argentinos por varios motivos. Son empresas rentables. Tienen un Retorno sobre Capital Propio (ROE, por sus siglas en inglés) en torno al 30%, que está 5 puntos porcentuales por encima de la región.

Otro factor que seduce a los accionistas radica en las perspectivas de desarrollo del crédito bancario a largo plazo. Argentina es uno de los países de la región con menor relación préstamos al sector privado sobre PBI (14%). En tanto, ese ratio en Chile es del 80%, en Brasil 57% y en Colombia 39%.

Sin embargo, los bancos argentinos ya no son los más baratos de la región. Las entidades financieras nacionales tienen un ratio Precio/Ganancias (P/G) superior a 13 veces, mientras que los bancos regionales tienen una relación de 11x.

En otras palabras, si las compañías argentinas mantuvieran sus ganancias constantes y las repartieran en su totalidad como dividendos, los inversores recuperarían su capital dos años más tarde que con las entidades latinoamericanas.

La comparación con Brasil es todavía más elocuente. Luego de la devaluación del real, bancos como Bradesco e Itaú tienen 6 años de P/G, menos de la mitad que sus pares argentinos.
En este contexto de suba generalizada de activos argentinos, es fundamental mantener un criterio selectivo y estar atentos al timing de las operaciones.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.