Nery Persichini | Oportunidad en acciones de bancos argentinos
375
post-template-default,single,single-post,postid-375,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-16.8,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive

Oportunidad en acciones de bancos argentinos

Los bancos fueron uno de los sectores más ganadores de la última década. Orientados principalmente al crédito al consumo, estas empresas aprovecharon el boom de demanda interna, incluso en los últimos años con estancamiento e inflación. Asimismo, sus posiciones dolarizadas los blindaron de los vaivenes del tipo de cambio.

Los desafíos económicos de 2016, especialmente los del primer semestre, son un interrogante para todas las empresas, y los bancos deberán tomar medidas para sobrellevar de la mejor manera un período de bajo crecimiento económico.

Sin embargo, a mediano plazo, la industria financiera podría retomar la racha positiva si Argentina sale pronto del “veraz del mundo” y resuelve el conflicto con los holdouts. El motivo es simple: los flujos de inversión se canalizan a través de entidades financieras. Así, los bancos se beneficiarían de un ingreso de capitales y de una mejora en el clima de negocios.

Otro factor que seduce a los accionistas radica en las perspectivas de desarrollo del crédito bancario a largo plazo. Argentina es uno de los países de la región con menor relación préstamos al sector privado sobre PBI (14%). En tanto, ese ratio en Chile es del 80%, en Brasil 57% y en Colombia 39%.

En lo particular, el mercado ve con buenos ojos a los bancos argentinos porque son empresas rentables y con gran liquidez. Tienen un Retorno sobre Capital Propio (ROE, por sus siglas en inglés) en torno al 30%, que está 5 puntos porcentuales por encima de la media regional.

Ahora bien, ¿cómo les fue a los bancos en 2016?

Lamentablemente, no estuvieron exentos de las violentas bajas del mercado, aunque soportaron con relativa solidez los embates.

En lo que va del año, las acciones bancarias tuvieron pérdidas de hasta 15%. Si consideramos que el Merval, arrastrado por petroleras, retrocedió 20% en el mismo lapso, el panorama no parece tan desolador para los papeles financieros.

Lo positivo es que, ante semejantes bajas, los bancos ahora se volvieron más atractivos. Desde los niveles máximos alcanzados previo al balotaje, las acciones del sector se abarataron sustancialmente.

Una medida que permite ver esto es el ratio Precio/Ganancias (Price/Earnings o P/E, por sus siglas en inglés). El indicador nos dice cuántos años necesita el inversor para recuperar su capital en el caso de que las empresas mantuvieran su rentabilidad constante y la repartieran íntegramente como dividendos.

160120 bancos argentinos PER

Hace dos meses, la relación Precio/Ganancias había alcanzado los 16 años en promedio. Esta cifra ya se percibía excesiva, especialmente frente a los ratios de los bancos de la región.

Al día de hoy, el nuevo panorama de precios abatió la cantidad de años del P/E. Con una media de 11 años, las acciones financieras locales vuelven a acercarse a los niveles regionales, que se ubican en torno a los 10 años.

Esta oportunidad, sin embargo, no debe tomarse a la ligera. Seguimos inmersos en un contexto de extrema volatilidad global y local. La poca liquidez de nuestro mercado le suma una cuota más de riesgo a cualquier inversión.

En resumen, el upside de los bancos es innegable a pesar del riesgo. Una apuesta en el sector, de cara al mediano plazo, está justificada desde los fundamentos y reforzada por la oportunidad que se abre desde sus valuaciones.

Tags:
,
No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.