Nery Persichini | Las mejores inversiones conservadoras para tu aguinaldo
623
post-template-default,single,single-post,postid-623,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-16.8,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive

Las mejores inversiones conservadoras para tu aguinaldo

manos monedas

En julio, los asalariados tienen una razón real para estar contentos, y que va más allá del comienzo del “segundo semestre”: se viene el aguinaldo.

Este medio sueldo complementario no podría aparecer en un mejor momento. El salario real se deterioró en los últimos meses porque los aumentos nominales obtenidos en las paritarias quedaron muy rezagados respecto de la inflación, que ronda el 40% anual según mediciones provinciales.

Si bien cobrar dinero extra en las próximas semanas será un bálsamo para muchos, conviene recordar que el aguinaldo es un beneficio que se percibe sólo dos veces al año (julio y diciembre-enero). Por esta razón, no es un ingreso regular como lo es el sueldo.

Siguiendo esta lógica, los economistas sugerimos que el medio aguinaldo de julio sea tratado como un ingreso no recurrente. Esto significa que el destino de esos pesos no debería ser 100% consumo. Por el contrario, recomendamos que gran parte del sueldo complementario se invierta.

Pero tampoco se puede pretender multiplicar el capital de la noche a la mañana. Semejante apuesta implica tomar demasiados riesgos que no valen la pena. Por eso, lo ideal sería invertir el aguinaldo en forma conservadora. Esto toma mayor relevancia para aquellos que están haciendo sus primeras armas en el mercado de capitales.

Con esto presente, se presentan algunas alternativas interesantes, diferenciando entre el corto y largo plazo.

Inversiones conservadoras a menos de un año

Dentro de los 365 días, sobresalen los instrumentos en pesos que le ganan a los plazos fijos y aquellos activos denominados en dólares que devenguen intereses.

Por el lado de las variantes en moneda local, las Letras del Banco Central (Lebac) todavía ofrecen rendimientos superiores al 30% anual y le ganan a los plazos fijos. Tras haber sido la mejor inversión del primer semestre, las Lebac comenzaron a perder interés en la medida en la que el Banco Central fue reduciendo las tasas (que habían llegado al nivel de 38%). A pesar de la baja, todavía lucen atractivos los vencimientos más cortos, especialmente los de 35, 63 y 98 días.

Otra opción en pesos a considerar para cobrar en menos de 365 días son los bonos en pesos a tasa variable. Entre ellos, están los que pagan un spread sobre Badlar (BONAR) o sobre Lebac (BONAC). Los primeros rinden entre 34% y 35% anual, mientras que los BONAC tienen una TIR de 32%.

Por el lado de los instrumentos dolarizados, sobresalen las Letras del Tesoro (Letes) y el Bonar X (AA17). Las Letes son títulos cortos de entre 90 días y 244 días que rinden entre 3,45% a 4% anual. Pagan en dólares pero se pueden suscribir tanto en billetes verdes como en pesos (al tipo de cambio oficial). Por su parte, el Bonar X (AA17) posee una TIR de 4% anual en dólares y vence en abril de 2017. Quien compre hoy este título estaría obteniendo divisas a 10 meses de plazo a un precio en torno a $ 14 (más comisiones).

Inversiones conservadoras a más de un año

Dentro del espectro de moneda local, los inversores podrían apostar por títulos públicos que se indexan por el Coeficiente de Estabilización de Referencia (CER). Como el CER se calcula en función de la evolución del nivel de precios, existen bonos que ajustan su capital por la inflación. Además, ofrecen una tasa de interés de entre 4% y 5% por encima del incremento de precios.

Otra variante para los que miran el largo plazo es posicionarse en bonos dolarizados, activos que devengan renta y amortizaciones en dólar billete. Dentro de la amplia variedad que existe, las mejores oportunidades se ven en el tramo medio y largo de la curva de rendimientos. Allí, los títulos tienen retornos por encima del 6% en dólares, una cifra que no se encuentra en el mundo. Además, estos bonos tienen elevadas duration modificadas, por lo que sus precios podrían capturar buena parte de una eventual compresión de spreads (reducción del riesgo país).

Finalmente, los inversores conservadores que no deseen operar activamente pueden recurrir a fondos comunes de inversión (FCI), los cuales son otra posibilidad para hacer un buy-and-hold a largo plazo. Desde $ 1.000, los FCI permiten diversificar el capital de manera sencilla y con liquidez. Los inversores compran una participación de un fondo específico (money market, renta fija, renta variable o un mix) que es administrado profesionalmente por un portfolio manager. En pos de la transparencia, la evolución del FCI y el valor de la cuotaparte se publican diariamente.

En resumidas cuentas, el aguinaldo se puede emplear para invertir en las siguientes alternativas conservadoras, según los plazos:

A menos de un año (corto plazo)

1) Lebac

2) Títulos en dólares

A más de un año (mediano y largo plazo)

3) Bonos en pesos que ajustan por CER

4) Renta fija en dólares

5) Fondos Comunes de Inversión (FCI)

Columna original publicada en Apertura.com

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.