Nery Persichini | Entrevista en El Economista: «Es esperable una saludable corrección en el Merval»
788
post-template-default,single,single-post,postid-788,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-16.8,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive

Entrevista en El Economista: «Es esperable una saludable corrección en el Merval»

Entrevista a Nery Persichini, Economista de Inversor Global. Por Dolores Ugarte

nnp-wide

Inversor Global es una consultora económica que se caracteriza por difundir un mensaje llamativo aunque no, por eso, menos atinado. Dentro de esta firma, Nery Persichini se desempeña como economista y su labor es la de efectuar recomendaciones de inversión, sobre todo, de renta fija o variable de Argentina. En poco tiempo, su reputación dentro del campo de los economistas creció por sus acertadas sugerencias de inversión y, además, debido a su impronta, que se caracteriza por ser detallada y oportuna. Por todo esto, Persichini resultó un entrevistado oportuno para hablar en un contexto alcista en la Bolsa local. En diálogo con El Economista, recomienda cautela en el corto plazo. “Preferiría ver cómo transcurren las próximas semanas desde afuera para aprovechar luego una corrección”, dice. Asimismo, también ofrece su opinión sobre los distintos papeles (dice que las mejores oportunidades están en el panel general) y analiza las claves del 2017, así como el efecto de la muy probable suba de tasas de la Fed en pocas semanas más.

¿Piensa que es un buen momento para entrar al mercado argentino o hay que esperar porque se aproxima alguna especie de corrección en el futuro cercano?

Desde lo técnico, el Merval está exultante. Con volumen creciente, superó los 18.250 puntos en pesos y los 1.200 en dólares contado con liquidación. En 2016, el índice acumula un alza de 56% en pesos y 41% en divisa norteamericana. Pero, como se dice, los árboles no crecen hasta el cielo. Es esperable una saludable corrección que puede ser producida por algún evento fuera del libreto en el plano internacional. Ante esta situación, si bien soy bullish de largo plazo por los fundamentos de la economía argentina, preferiría ver cómo transcurren las próximas semanas desde afuera para aprovechar luego una corrección.

¿Cuáles son los papeles del Merval que, según su criterio, cuentan con mayor potencial de suba en el corto y mediano plazos?

Encuentro a las acciones industriales particularmente retrasadas. Por ejemplo, Siderar (ERAR) fue muy castigada por la contracción de la industria automotriz, derivada tanto del estancamiento doméstico como de la recesión brasileña. Pero estos factores que la condenaron, ahora podrían impulsarla. Por otro lado, los bancos como Macro (BMA) también tienen valuaciones atractivas si pensamos en la baja penetración de crédito al sector privado sobre PIB (12%) versus el promedio regional (52%). Las metas de inflación son un elemento vital para el desarrollo del negocio bancario. Sin embargo, hoy por hoy veo las mejores oportunidades en el panel general. Me gusta el camino que propone Grupo Clarín (GCLA) al llevar a cabo un spin-off de sus negocios para competir mejor en telecomunicaciones (Cablevisión Holding). Algo similar está haciendo Molinos (MOLI) al dividir su rubro graneles (con otra sociedad) de marcas, lo cual la pone en una posición favorable para explotar un escenario de Argentina como supermercado del mundo.

El mercado no ignora la posibilidad de una suba de las tasas de la Fed en diciembre. ¿Cómo podría impactar a los activos locales?

Hoy los mercados globales asignan una probabilidad de 74% a un alza de tasas en diciembre. Esto me hace pensar que los precios de los activos argentinos tienen bastante incorporada esa jugada de la Fed. Ahora bien, creo que será vital la destreza de Janet Yellen para administrar el tempo de la suba. Es decir, el mercado entiende que será un proceso lento y progresivo. Pero si los cambios se producen a un ritmo mayor al esperado, la reacción de los activos de riesgo no será agradable. Ante este escenario, en Argentina sería prudente reducir exposición al equity y acortar la duration de los portafolios. Con una porción buscaría el tramo corto de la curva soberana en dólares y, con la otra parte, aprovecharía el carry trade con Lebac y bonos cortos en moneda local.

¿Qué considera que se viene para la economía argentina en el 2017?

Tras un año signado por el doloroso, pero necesario, reacomodamiento de los principales precios relativos, la economía argentina tiene vía libre para registrar un crecimiento superior al 3%. El acceso a los mercados de deuda seguirá siendo el pilar con el cual el Gobierno sostendrá su gradualismo en el año electoral. Esto permitirá que el consumo privado (que explica el 60% de la demanda agregada) despegue antes de lo esperado. Sin embargo, creo que el factor que empezará a mover la rueda de la actividad será la inversión pública en infraestructura. De darse esto, la economía no sólo tendrá un mayor flujo para alimentar el PIB sino que empezará a construir una base más grande de capital físico que podría mejorar la competitividad de forma sistémica.

¿Qué cree que va a pasar con el dólar en el corto y mediano plazos?

Los argentinos vamos a tener que acostumbrarnos a un tipo de cambio más flexible que nunca, y sin entrar en pánico. Es que, según el esquema de metas de Inflación adoptado por el BCRA, el dólar no será un ancla nominal de expectativas. Por el contrario, el precio del dólar será la variable de ajuste en los canales comercial y financiero ante shocks externos para que la macroeconomía mantenga estabilidad.

Más allá de este cambio de percepción, ¿en cuánto se va a ubicar la divisa?

Para 2017 espero ver al dólar creciendo por debajo o igual que el nivel de precios. Así, para fines del año que viene, el tipo de cambio podría estar entre $ 19 y $ 20. Para el mediano plazo, no tengo un pronóstico claro porque la trayectoria del tipo de cambio dependerá del éxito que tenga el BCRA en fortalecer la moneda local y de los avances que el Gobierno logre en todos los aspectos que engloban la competitividad (en especial, la presión impositiva), más allá de la cuestión cambiaria.

Entrevista publicada en El Economista el 25/10/2016.

161025-entrevista-el-economista

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.