Nery Persichini | Breve análisis de la nueva modalidad de cuotas
852
post-template-default,single,single-post,postid-852,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-16.8,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive

Breve análisis de la nueva modalidad de cuotas

Tras muchos años en los que la decisión de comprar en cuotas era algo natural para el consumidor argentino, desde este mes la financiación pasa a ser un factor de peso.

Ahora los comercios deben separar el precio de contado (que antes era el mismo que el valor en cuotas) del precio con financiación.

Por lo que se relevó hasta el momento, la mayoría de los precios al contado (que incluyen compra en efectivo, con tarjeta de débito o con tarjeta de crédito en un pago) verificó una caída en torno al 5%, menor a la que se esperaba. Sin embargo, lo más significativo fue un aumento considerable en el costo de la financiación.

En este contexto, si bien es apresurado sacar conclusiones, no pude evitar hacer algunas cuentas simulando una compra de una TV en una conocida cadena de electrodomésticos.

Las imágenes muestran mi análisis.

garb-1

garb-2

170201-tabla-cuotas

170201-grafico-cuotas

Las conclusiones del plan de financiación de esa TV son:

-Las tasas del primer año son decrecientes pero son altas. Están 15 puntos porcentuales por arriba de lo que se espera de inflación (piso de 21% anual).

-El costo de financiación es prohibitivo en planes de más de 12 cuotas. En ese horizonte, el Costo Financiero Total (CFT) escala a más del 70% anual.

-Si tu ingreso no crece al ritmo de CFT, como consumidor vas a perder notablemente.

-Con inflación en baja, no es conveniente financiar a más de 12 cuotas. Las actuales son tasas imposibles.

Una reflexión económica: pagar en cuotas siempre debería ser más caro que al contado. Existe lo que se llama el valor tiempo del dinero. Un peso de hoy vale más que un peso de mañana. Y en ese espacio entran los que prestan dinero.

Pero esto no amerita que los grandes locales y tiendas sean «pícaros» y pongan las tasas por las nubes. O quizás esto no es otra cosa que el velo de muchas cadenas que se cae y que expone que su verdadero negocio no tiene una raíz comercial sino financiera.

Por lo pronto, no convalides el costo de la financiación. Si no comprás, las tasas y los costos van a bajar.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.